claudia lopez
Opinión

Las pandemias de Colombia

Anarquismo, Proselitismo politiquero y Covid-19

-Por: Manuel Ruiz G.

Cuando todo indicaba que esta columna tendría que versar sobre informaciones negativas provenientes de la tragedia que vive el mundo y Colombia, por cuenta del Covid-19 y otros, apareció una luz al final del túnel, que inspiro el comienzo de este escrito con noticias positivas.

Me pareció reconfortante y esperanzador, escuchar al gobernador de Antioquia en entrevista radial la tarde del viernes, explicando y comentando los resultados obtenidos en la lucha contra el Covid-19 en su departamento y la forma como lo han logrado. Una vez más, la pujanza paisa se expresa como ejemplo de una raza y de un pueblo que, por encima de cualquier diferendo personal o político, está su gente, su terruño, su bienestar, su orgullo paisa, su dignidad, su eficiencia y su eficacia.

Cuando las cifras de contaminados y de muertos a causa del Coronavirus aumentan en el mundo y también en Colombia, el Gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria, nos da un parte de victoria y nos muestra con cifras en la mano que, en su territorio a fecha de 8 de mayo, había 84 casos activos (en Antioquia), de los cuales, en Medellín habían 62 infectados; también dijo que en Medellín y Antioquia, han recuperado 374 pacientes en su totalidad y que solo han muerto seis (06) personas a causa del Covid-19, óigase bien: solo seis (06) muertes.-  algo mejor aún: Han erradicado en un 100 % el Covid-19 en algunos municipios, donde hubo hasta 10 casos confirmados de infectados y hoy hay cero (0) infectados de Covid-19.- Estas cifras y la reversión de la enfermedad, son casi una hazaña en tiempos del Covid en Medellín y Antioquia, Colombia.

Esta hazaña debe tener una explicación y en efecto, la tiene: el señor gobernador la explicó con lujo de detalles; informaba en su entrevista que, todo se debe al proceso armónico y coordinado que él esta llevando con sus alcaldes y con el alcalde de Medellín, al dictar las medidas de prevención y protección contra la pandemia, todo debidamente armonizado con las directrices presidenciales promulgadas por el Presidente Iván Duque y su equipo de gobierno. En otros momentos el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, también ha hecho lo propio, expresándose en el mismo sentido, acatando y poniendo en práctica las medidas que coordina con el Gobernador y el Presidente de la Republica.

Dice Aníbal Gaviria, que se han acogido estas directrices con mucha responsabilidad y acatamiento, por parte de las autoridades y por las secretarías de salud del departamento y los municipios, lo que ha permitido obtener estos resultados que hoy son dignos de admirar y de colocar como ejemplo de lo que deben hacer las autoridades para proteger la vida y el bienestar de sus administrados. Hoy el Gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria y el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, junto a los alcaldes municipales de su región, han mostrado al país que sin ánimos mezquinos y sin egos politiqueros, se puede trabajar por el bien del país y en beneficio de la sociedad colombiana.

Desafortunadamente, estos buenos ejemplos y buenos resultados no se dan en todas las regiones del país y aquí tenemos que decir, que a contrario sensu de lo que ocurre en Medellín y Antioquia, en la ciudad de Bogotá, la capital del país, no sucede lo mismo; los resultados son devastadores, Bogotá tiene en estos momentos aproximadamente el 40 % de los casos del territorio nacional, con 4028 casos registrados de Covid-19; una tasa de mortalidad muy superior a la de Medellín y Antioquia y un manejo desastroso en cuanto a la prevención de esta pandemia.

Desde luego, no hace falta buscar muchas razones o argumentos para explicar esta otra cara de la tragedia que vive el país. Apenas basta con mirar detenidamente la forma irresponsable como la alcaldesa de Bogotá ha pretendido anarquizar todo el proceso que el señor presidente de Colombia, Iván Duque, ha querido implementar desde el nivel nacional, para controlar la pandemia.

Para la señora Claudia Nayibe López, alcalde de Bogotá, todo lo que el Presidente ordena, es malo; a todo se opone y se ha enfrascado en una controversia eterna con el gobierno nacional, que la ha llevado a descuidar sus funciones de alcaldesa y el cuidado de su gente, lo que ha conllevado a que hoy las cifras del covid-19 en la capital colombiana se hayan elevado tan rápido y por ende, ahí están los resultados negativos que hoy tiene Bogotá.

Salta a la vista que, la señora alcaldesa de Bogotá quiere dirigir la política nacional; se cree Presidente y no gobierna para Bogotá, sino para Colombia. No ha podido entender que ya ella es alcaldesa de Bogotá, que la campaña política terminó y que las elecciones presidenciales están bastante lejos y mucho más lejos para ella, que tendrá que esperar por siete años y medio para llegar a aspirar a ser Presidente, que es su gran obsesión.

La alcaldesa ha pretendido desestabilizar el gobierno del presidente Duque, con oposición permanente a sus decisiones, al mejor estilo de la filosofía comunista, generando anarquía y caos, lo que ha permitido que ella descuide sus labores como alcaldesa de Bogotá y la pandemia del Covid-19 hoy esté azotando inclementemente a sus administrados.

Mientras los gobernantes de Medellín y Antioquia, trabajan armónicamente y de forma coordinada con el gobierno nacional, la alcaldesa de Bogotá enfrenta y hace oposición al presidente Iván Duque; mientras los resultados de Antioquia y Medellín son esperanzadores y muy positivos, la administración de Bogotá sufre las consecuencias del aumento incontenible de contagiados y muertos por cuenta del Covid-19.

Nos resta decir que, mientras la alcaldesa de Bogotá no entienda y se concientice que, ella es alcaldesa de Bogotá y no de Colombia; que la campaña política ya terminó y que en Colombia hay un presidente, que es Iván Duque y que la campaña para la próxima presidencia de Colombia, la tiene todavía muy lejos, las cosas en Bogotá seguirán siendo difíciles. Entre otras razones, porque ese número alto de contaminados, seguirá contaminando al resto de la población, porque la atención de su alcaldesa no está concentrada en proteger y controlar efectivamente la pandemia del covid-19, como lo han hecho en Medellín y Antioquia, sino que está concentrada en adelantar procesos de oposición política al gobierno nacional y procesos de proselitismo politiquero, desde la alcaldía de Bogotá, para darle gusto a su obsesión o ego de aspirar en el futuro a la presidencia de la república, mientras el Covid-19 avanza a pasos agigantados haciendo daño a la gente de la capital, por falta de medidas efectivas y eficaces de su alcalde que controlen ese mal.

Así las cosas, se puede decir que en Colombia hay unas pandemias que están resultando mas peligrosas y perjudiciales para la población que el propio Covid-19; entre otras: La pandemia de la anarquía y el caos que se ha querido sembrar en Colombia desde la oposición y desde la alcaldía de Bogotá; esta pandemia puede resultar fatal para Bogotá y para Colombia.

De igual manera, esa obsesión que tiene la alcaldesa, de aprovechar toda circunstancia que se le presente, entre ellas, ahora el covid-19, para criticar al gobierno y para desestabilizar sus procesos administrativos, con el interés imperioso de “montar una candidatura” presidencial, también puede resultar nocivo y peligroso para Bogotá; ese estilo de proselitismo politiquero a costas del sufrimiento del país por el covid-19, puede resultar más mortífero que el popular Coronavirus. Dios salve a la gente de Bogotá, que ya fue sentenciada por su alcaldesa a cargar con índices de contagio de alrededor del 70 % de la población bogotana y felicitaciones a la gente de Medellín y Antioquia, al igual que para sus gobernantes.

Quiero Compartir Esto
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

One thought on “Las pandemias de Colombia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *