Opinión

Todos necesitamos esquema de seguridad.

Por Julián Buitrago

Durante los últimos 10 años hemos visto un número infinito de amenazas de las Águilas Negras a los líderes de izquierda.  Lo raro de esos panfletos es que generalmente llegan para tapar un escándalo de corrupción o cuando un influencer zurdo quiere victimizarse para montar en Toyota de cuenta de nuestros impuestos. Aparte de la total falta de efectividad de este supuesto grupo paramilitar que en tantos años no ha causado un solo atentado, el otro hecho que genera suspicacias sobre su existencia es que saque los comunicados con lenguaje inclusivo propio de los progres a los que supuestamente intimida.

Seamos sinceros, el escenario hoy es muy distinto al de los años 80 y 90, cuando los grupos de extrema derecha tenían infiltrado el Estado y asesinaban a todos los líderes que declaraban objetivos militares, por más robustos que fueran sus esquemas de seguridad. Ningún político de izquierda pudo alcanzar cargos de elección popular importantes porque primero lo alcanzaban a él las balas. También fueron víctimas de esa alianza perversa los que querían combatir el narcotráfico. Lara Bonilla, Galán, Gómez Hurtado entregaron sus vidas luchando contra ese flagelo y sus tentáculos en la política.

Por más que quieran inventar una leyenda negra sobre Álvaro Uribe con los paramilitares, la verdad histórica es que antes de su mandato existía una alianza turbia entre ellos con agentes del Estado y fue Uribe quien desmontó ese aparato criminal y extraditó a sus cabecillas, en vez de darles curules y corte de bolsillo. Se puede afirmar que ese ha sido el único proceso de paz exitoso de los últimos 30 años. Todos los demás, en los que se llenó de gabelas a los bandidos, sólo produjeron un incremento de la violencia y el narcotráfico. Para la muestra, se dice que hoy hay más de 5 mil hombres en las mal llamadas disidencias de las Farc, comandadas por Iván Márquez, quien fuera uno de los negociadores del “mejor acuerdo posible” en la Habana.

Afortunadamente ya no existe un aparato paramilitar como el que asoló al país a finales del siglo pasado. Y la izquierda radical ya no hace atentados físicos contra sus contradictores. Ahora ya no son objetivos militares sino judiciales. Entendieron que era mucho más beneficioso para su causa empapelarlos con procesos penales y acabar con su honra usando sicarios morales en la prensa y testigos falsos, que convertirlos en mártires asesinándolos.

Los esquemas de seguridad, más que una necesidad, son un símbolo de status. Mientras más camionetas y escoltas tenga el personaje, mayor su importancia. Es una infamia que mientras asesinan a jóvenes indefensos por robarle sus bicicletas o arrastran mujeres en las calles por arrebatarles sus carteras desde motos en movimiento, ante la falta de policías suficientes para controlar la inseguridad galopante en las ciudades, miles de estos agentes estén dedicados a empujar carritos de mercado en Carulla o parquearse en una calle mientras su protegido toma trago en un restaurante estrato 10.

Hoy todos los que tenemos un smartphone y lo sacamos a la calle corremos más riesgo que cualquier político. No es xenofóbico reconocer que dentro de los millones de venezolanos que llegaron a nuestro país buscando un futuro mejor, se colaron hampones de la peor calaña que importaron sus tácticas tenebrosas para delinquir y ya tienen bandas muy organizadas sembrando el terror en las principales ciudades. Es hora de replantear las prioridades y asignar los escasos recursos a la protección de todos los que pagamos impuestos en vez de dedicarlos a una minoría de privilegiados que aparte de vivir de esos impuestos, se niegan a pagar la gasolina y los peajes, pese a tener sueldos millonarios.

Un sentido pésame al Representante Gabriel Vallejo por la muerte de su hermano, un subteniente de la Policía asesinado cuando cumplía su deber. Cuántos héroes de la Patria han sido masacrados este año mientras la izquierda radical los insulta y deslegitima su trabajo ? Solidaridad con todos los miembros de la Fuerza Pública, sabemos que tienen las mejores intenciones pero no dan a basto ante el empoderamiento del hampa y la desidia o complicidad de los alcaldes zurdos que sabotean sus funciones.

Quiero Compartir Esto
  • 2.7K
  • 839
  •  
  •  
  •  
    3.5K
    Shares

One thought on “Todos necesitamos esquema de seguridad.

  1. Así se habla, en forma clara y con la verdad. Cuándo será que el estado cae en la cuenta del engaño de que está siendo víctima por estos bandidos, que camuflados de congresistas, se hacen las víctimas de un grupo paramilitar que ya no existe y todo para esquilmar al estado y a los ciudadanos de bien que pagamos cumplidamente nuestros impuestos convencidos de que éstos van a ser utilizados en obras en bien de la comunidad, y no desviados a otras causas, y mucho menos atender la supuesta inseguridad de un individuo que, como Gustavo Bolívar, se ha valido de su cargo para azuzar la violencia indiscriminada contra la fuerza pública y que no contento con eso, ha recogido millones para pagarle a los vándalos contratados para ese fin. Qué cinismo el de este sujeto, pidiendo protección de la policía cuandol él mismo ha pagado para asesinar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *